DSC_2101-2.jpg
 

Todo comenzó cuando estudiaba la Maestría en Diseño Estratégico e Innovación y  me hablaron de que existe una variedad limitada de herramientas divertidas para la rehabilitación motriz...

DSC_0777.a.jpg

Se pudo observar durante la investigación con el primer paciente particular en 2015, que el dolor por ciertos ejercicios generaba desgano, apatía, inclusive quejas con el fisioterapeuta. Durante esa etapa se volvió evidente que el niño quiere divertirse, pero por otro lado el fisioterapeuta lo hace experimentar sensaciones que no son totalmente de su agrado, pero que son en función de un bien mayor, aunque eso el niño no lo comprende. Durante la observación participante se descubrió que ciertos artificios y/o dinámicas pueden distraer, motivar y hasta persuadir al paciente.

De tal manera se hizo evidente que las situaciones donde el dolor es parte del proceso, se puede minimizar la atención del paciente y hacer que se concentre en eventos más agradables que permitan reducir su estrés así como aumentar su tolerancia.

El concepto Rehabilimaginación resultó de la observación del primer paciente y propone que la respuesta del paciente es sensible a la forma en qué se le presenten las acciones que tiene que realizar durante la terapia;  si es una orden; no le encanta, pero si es un juego, hasta lo va a querer repetir.

A través del juego se descubrió como colocarse al nivel del paciente y desde ahí invitarle a vivir nuevas aventuras que desencadenarán movimientos o estímulos que lo lleven a  una mayor compresión de lo que está haciendo, porque es divertido y no, porque sea una obligación. 

 
 
DSC_0080.jpg
DSC_2074.jpg
IMG_3905.jpg